Terreno

Juan Fernández 1: una tragedia

leave a comment »

"myrtysilva fernandeziana"

bosque de lumas: "myrtysilva fernandeziana"

Cuando uno está en un bote mirando a la isla de Juan Fernández es Inevitable acordarse del barón von Rodt y la gente que extinguió el sándalo de Juan Fernández (1913), la gente que apaleó y coció a fuego lento casi hasta la extinción a los lobos de Juan Fernández, los navegantes y corsarios que incendiaron bosques para dar pastura a animales alóctonos. Todo eso se presenta frente a uno, es deforestación, erosión. Lo que es más difícil es darse cuenta que la destrucción no es cosa del pasado.

El archipiélago alberga una riqueza tan extraordinaria cómo desconocida, es el único lugar en el mundo donde crece un bosque constituido 100% por árboles endémicos (myrtysilva fernandeziana).Algunas especies, cómo la robinsonia berteroi, se han extinguido sin que se conozca mucho de ellas. Extinción es una palabra demasiado suave para la desaparición eterna.

primera isla de la isla Robinson Crusoe, "Masatierra".

primera vista de la isla Robinson Crusoe, "Masatierra".

El bosque de la isla está en aprietos, por abajo sube la zarzamora y el maqui, y desde los filos de roca baja la murta comprimiendo cada vez más el estrato en que habita el bosque nativo. El bosque isleño funciona cómo un atrapaniebla, desde la prolongación de las hojas de luma que condensan gotas sobre el suelo, al sotobosque esponjoso que guarda las gotas de neblina y llovizna. Las raíces de la luma son profundizadoras para aferrarse al estrato rocoso y mantener la delgada capa de suelo adherida la roca. Los eucaliptus en cambio, cómo gigantescas máquinas evapotranspiradoras, concentran sus raices cerca de la superficie y absorben grandes cantidades de agua, con lo que ayudan a secar el suelo de la isla. En la práctica tampoco contienen con efectividad la erosión porque cambian el pH del suelo y ya no crece el sotobosque.

El reemplazo del bósque nativo es difícil de abordar. Las zarzamoras son sumamente eficientes para expandirse, los maquis proyectan una sombra impenetrable, y también crecen horizontalmente, y la murta introducida parece más fuerte que la endémica. Los guardaparques de CONAF reparten herbicida, lo cual por supuesto no alcanza a quemar más que unos metros cercanos a los senderos (sin ninguna discriminación de especies). Los zorzales expanden las semillas de mora mucho más lejos de lo que alcanzan los senderos. Hasta ahora somos testigos impotentes de esta destrucción.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: